REPORTERA Y CÁMARA ASESINADOS EN DIRECTO EN VIRGINIA

  • Imprimir

EL ASESINATO DE LOS REPORTEROS FUE GRABADO Y EMITIDO EN TELEVISIÓN


 

Una reportera y un cámara que trabajaban para una emisora afiliada a la cadena de televisión CBS han sido asesinados ayer por la mañana mientras emitían un reportaje en directo en la localidad de Moneta, en Virginia. La mujer que en ese momento estaba siendo entrevistada (Vicki Gardner, directora ejecutiva de una cámara de comercio local) también resultó herida en el cuello, aunque no se teme por su vida.

 

La presentadora Alison Parker, de 24 años, era la reportera de la mañana en la emisora en Roanoke (Virginia), y según su biografía profesional previamente había trabajado en la cadena WCTI, una filial de la CNN. El cámara Adam Ward tenía 27 años y trabajaba en la emisora desde el 2011.

El autor de los disparos ya ha sido identificado por la policía. Se trata de Vester Lee Flanagan, periodista de 41 años que tras asesinar a los dos jóvenes huyó por la ruta I-66 por el condado de Faquier y cinco horas chocó el vehículo que conducía y se disparó para quitarse la vida. Los agentes de policía lo encontraron aún vivo, pero falleció horas después en un hospital del condado.

Todavía no se ha identificado el móvil de Flanagan aunque según investigaciones de la policía del condado de Franklin el móvil del asesinato podría ser una vieja rencilla laboral. Flanagan trabajó en WDBJ, pero hacía ya dos años abandonó su puesto alegando malos tratos laborales y comentarios racistas hacia él de parte de sus compañeros. Antes de perpetrar el tiroteo mandó un escrito de 23 páginas a la cadena ABC explicando que se sentía discriminado por ser un hombre homosexual negro. También citaba a Ward en el escrito sugiriendo que había hablado mal de él al departamento de Recursos Humanos.

             flanagan

Este asesinato ha abierto de nuevo el debate de la Ley de Armas en Estados Unidos. Según el portavoz Earnest dijo que el suceso se ha convertido en “otro ejemplo de que la violencia armada se está convirtiendo en algo demasiado común en comunidades pequeñas y grandes de todo el país”. Ya en 2012 Obama empezó a presionar el Congreso para que aprobara la ley de restricción de armas ya aumentar el control sobre ellas, aunque sin ningún resultado.